lunes, 5 de octubre de 2009

EL INESCRUPULOMETRO


Estoy enojado. Se me rompió el inescrupulometro. Lo llevé a la garantía y me dicen que ya se había vencido, y el service no me lo pudo arreglar.

El inescrupulometro es un interesante aparatito al que se conecta la señal de cable, o antena de TV, y de allí al televisor. Su función es medir en grados Tinellius la falta de escrúpulos por segundo de programación.

¿Cómo se rompió? El técnico me dijo que tras años de acumulada exposición a inescrupulosa televisión el equipo estaba debilitado, y una reciente sobrecarga termino por quemar el equipo.




El inescrupulometro ha sobrevivido a Gran Hermano. Ha sobrevivido a otros programas de enlatados que muestran violencia sin sentido, como persecuciones policiales, grandes accidentes, animales enloquecidos atacando personas, etc. Ha sobrevivido a programas de chismes que solo muestran las bajezas humanas, y que los ídolos son peores personas que quienes los idolatran. También ha sobrevivido a el show del sin sentido, que va buscando lo que sea para seguir ofreciendo espacios a la publicidad, sin importar si el contenido es humor, niños o mascotas haciendo su gracia, fútbol de enanos sobre hielo, gente exponiéndose a la humillación, o simplemente un compilado de culos y tetas.

Pero la gota que rebasó el vaso la dio el noticiero del canal cuatro, con tres casos que quiero mencionar:


Zen-sacionalismo, la religión de los periodistas

El primero es una historia corriente, para nada patrimonio exclusivo del canal cuatro. Asaltan un quiosco y el ladrón se da a la fuga. La señora dueña del quiosco, evidentemente alentada por alguna pregunta del periodista, llora desconsolada frente a cámaras, y explica que lleva su negocio con mucho sacrificio y se siente indefensa frente a la delincuencia. Muchos “¿hasta cuando?”, “hagan algo”, etc. Tras varios minutos de esto último, la nota termina. ¿Cuál es la noticia? ¿El robo o el llanto de la señora? No quiero restar importancia a un quiosco o al sentir de las victimas de este caso, pero… ¿Cómo es que llegan las cámaras de TV allí?

Luego la policía atrapó al delincuente. Y el esposo de dueña del quiosco, desbordado por la ira quiere hacer justicia por mano propia, mientras su hija y señora intentan detenerlo. ¿Cuál es la noticia, que atraparon al ladrón o la triste imagen de una persona sobrepasada por la impotencia y rabia?

Por supuesto todos fueron expuestos en televisión, con excepción del delincuente a quien nunca se le pudo ver el rostro.

A estas alturas el inescrupulometro marcaba números rojos, y yo no me daba cuenta.


Todo para ver

El segundo caso, es el de un joven perturbado que amenazaba con suicidarse. Para eso se subió al techo de la ex Terminal Goes, desde donde pretendía saltar. Por suerte lograron persuadirlo y no ocurrió la desgracia.

¿No es de público conocimiento que hablar de suicidios alienta al suicidio? Seguramente es peor mostrarlos por TV. ¿Acaso llamar la atención no es una de las cosas que pretenden los suicidas? ¿Y no es alimentar esto lo que justamente estaría haciendo la TV? ¿No debería tratarse estos asuntos con más cuidado, en un país como el nuestro, con tan alto índice de suicidios?
No quiero que me oculten las cosas, pero… ¿la libertad de prensa es mostrar cualquier cosa, por el simple hecho de que ocurrió y hubo una cámara para registrarlo? ¿La libertad de prensa nos protege dándonos información, o es una excusa para hacer lo que se les plazca?

A estas alturas el inescrupulometro ya estaba echando humo, y yo no me daba cuenta.


Robocop, para servir y proteger (al rating)




Por último, ocurre un tiroteo entre policías y delincuentes en pleno centro de Montevideo. Uno de los delincuentes cae muerto en la balacera y el otro logra escapar, pero se sospecha de que el muerto pudiera estar portando una granada. Ante tal situación, la policía utiliza un robot para mover el cuerpo comprobando la ausencia de la granada.

Como no podía ser de otra manera, el canal cuatro llevo un móvil al lugar de los hechos, por lo que pudimos “disfrutar” la primicia de ver el manipuleo de un cadáver sobre un charco de sangre, en vivo y en directo, en pleno horario central. Sin dudas el rating se disparó por las nubes, y nadie se fijó si la labor policíaca estaba siendo entorpecida o no.

¿Qué hay de la sensibilidad que produce tan macabro espectáculo? Más allá de que se tratara de un criminal, ¿qué hay del respeto por el muerto y sus seres queridos? ¿Qué hay del cuidado con la familia y seres queridos del policía que arriesgaba su vida en esos momentos? ¿Y si en lugar de lo sucedido, hubiera habido una granada que explotaba? ¿Cómo pensaban evitar mostrar el horroroso baño de sangre que se hubiera producido? ¿Lo hubieran querido evitar?

El inescrupulometro no lo pudo soportar, y fue su fin.


¿Y ahora qué?

¿Es válido apelar al morbo para captar audiencia? ¿El fin justifica los medios?
Si efectivamente el morbo es lo que capta la atención, entonces es lo que quiere ver la mayoría, ¿y por lo tanto es correcto que sea lo que se ve en TV, ya que somos un montón de enfermos?
Yo que se… ahora que no tengo el inescrupulometro solo aparecen interrogantes… y no me animo a mirar televisión, por miedo a un día descubrirme parte del montón de enfermitos.

El_Hincha


SKA-P – “REALITY SHOW”



5 comentarios:

Krigus dijo...

muy bueno...en verdad muy bueno lo que escribiste, te doy toda la razón
Esta muy lindo el blog. Y yo estoy de acuerdo contigo con esto que escribiste.
Seguí así!
beoso, cahusito

El_Hincha dijo...

Tu comentario es un delicioso ejercicio para el ego. Muchas gracias por lo que decis. Si vas a comentar asi, segui viniendo!

Saludos!

Blogger dijo...

Triste. De a poquito estamos perdiendo eso que los uruguayos tenemos y nos enorgullece tanto. ¡Lo distintos que éramos de los argentinos!. Pero las malas costumbres de aquel lado del charco nos van impregnando y éste es el triste resultado: Una sociedad sucia, que no pierde valores y el respeto.

Saludos

FER

Dko dijo...

De acuerdo... me vi el de la granada y no lo podia creer! encima en un momento dan vuelta el cadaver y villar le dice al del movil "ojo no haga un acercamiento sobre el cadaver" mientras el camarografo le daba al zoom como loco! xDajajajj. El del viejo que queria comerse al delincuente lo vi tmb! una verguenza, es verdad que cada vez nos parecemos mas a los argentinos, y los brasileros que son re morbosos tmb!
Bueno... me fui, lindo comentario el mio tmb hincha :P aahhahajajaj me pongo celoso!
Saludos!

f dijo...

muy bueno, señor.
ahora que todo viene con parental advisory que filtra demasiadas cosas, su aparatito sería mas que interesante.
lástima que no sea solo la tv lo que muestra esa violencia. ya estamos impregnados de ella.
hasta embarazados, le diría.
en fin, como decía don deta hace un par de días. educación, educación, educación.
nos está faltando, y estos no ayudan.

salú!
y buena vida...
f

ps: sirvase adherir a la campaña contra la erradicación de la palabrita de verificación.